(969) 935 00 42 atencionclientes@mieryteran.com.mx
Sabado Arancel

 ¿Qué es un arancel preferencial?

Cuando somos expertos en un tema, leer o escuchar conceptos que dominamos puede resultar, en cierto, modo tedioso, pero una profesor me dijo alguna vez algo que, considero, es muy sabio de su parte: el que más sabe es el que estudia.

No en vano, para quienes gustan de escribir bien, o de intentarlo, las reglas de ortografía son básicas, pero una vez que las aprender “se olvida de ellas”. No, este no es un post sobre buena redacción, es sólo un ejemplo que me ayuda a iniciar el tema de hoy: las preferencias arancelarias.

¿Y qué tiene que ver este tema con la ortografía? Casi nada, pero yo hablaba de las reglas ortográficas como algo que aprendemos y “dejamos” atrás. Pero son muchas que no me veo en otro lugar que repasándolas para intentar comunicarme con ustedes a través de este texto.

Así pasa con quienes se dedican al comercio internacional: deben estudiar y estar actualizados en lo que les da para ganarse la vida, por eso, ante de entrar al tema, quiero recordar algo básico, y aquí retomo el principio del post: de algo que se supone sabemos todos ¿qué es?

Que el comercio internacional, cuando se habla de llevar y traer productos, implica un proceso siempre doble, de dos caras, pues. Y esto ocurre aun cuando yo sólo soy una empresa que sólo exporta, por ejemplo.

Preguntará seguramente alguien que apenas se acerca a esta apasionante área de la economía: ¿Y qué interés puede tener para mí la importación, si yo solo quiero exportar? Es aquí donde entran esas lecciones básicas: si vendo a otro país, ese otro país “importa” lo que yo exporto.

¿De acuerdo? ¿Estamos con ese concepto básico y simple? Pues bien, en ese proceso de exportar-importar existe algo llamado “preferencias arancelarias” ¿qué es? A eso vamos. Definamos, primero, otro concepto básico: “arancel”.

En palabras sencillas, es un impuesto que pagan los importadores al introducir una mercancía a un mercado, es decir, a un país. En ocasiones, como una forma de ayudar, como parte de un acuerdo comercial, esos aranceles son diferentes para un país que para otro.

Aquí es donde surge el la “preferencia arancelaria”, también llamada “desgravación”, un concepto que define en qué porcentaje un país reducirá el impuesto de importación a otro, de común acuerdo, y por razones económicas. Incluso puede ser tasa cero, pero las razones son muy diversas.

En el caso de México, el ejemplo más común y el más de moda en la actualidad, es precisamente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TCLAN) que nació hace más de 23 años, en 1994.

En él se establecieron los acuerdos para que los aranceles de importación fueran nulos desde el principio o reducidos gradualmente para beneficio de los productores de los tres países: Canadá, Estados Unidos y México. Por supuesto, en un principio no se desgravó todo, e incluso hubo productos que ni siquiera cuando se había acordado se liberaron.

Por supuesto, de todos los requisitos para establecer una preferencia arancelaria, existe uno que es ineludible: el certificado de origen, y ¿qué es y por qué es indispensable?

Aunque éste será el tema de otro post, adelantaré que sin no se puede determinar que un producto con un gravamen especial es de un país al que se le ha otorgado el beneficio, miles de mercancías de otros países, como se dice popularmente, se “saltarían” las trancas, en detrimento de la economía y, a la larga, del propio acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *