(969) 935 00 42 atencionclientes@mieryteran.com.mx
Agencia Aduanal Mier Y Teran

Agentes aduanales pieza clave en expansión de los puertos de México

Los discursos oficiales no suelen escribirlos los políticos, salvo honradas y honrosas excepciones y casos muy especiales y específicos: son obra de gente que busca enviarnos un mensaje claro, que nos ilustre y nos ayude a entender, pero también que nos mueva.

A quienes nos dedicamos a la exportación e importancia de vienes, la sola idea de escuchar bloqueos u obstáculos nos pone a la defensiva, no mal, sino bien: nos pone a buscar alternativas para que el comercio exterior cumpla todo sus objetivos.

Esa es la esencia del Agente Aduanal: un guía, un solucionador de problemas, un estratega; me atrevería incluso a llamarlo un malabarista de ideas: de él depende mucho de lo que ocurre en el comercio exterior de México.

Por eso, estoy casi seguro de que, uniendo el tema del principio, coincidirán conmigo en que la imagen que dibujó el presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante la inauguración de la Terminal II del Contendores del Puerto de Lázaro Cárdenas, venía como anillo al dedo:

“Colocar -dijo, palabras más, palabras menos- todos los contenedores de los puertos de México, uno tras otro, equivaldría a cubrir 4 veces la frontera México-Estados Unidos…”

¿Y por qué esa frontera y no otra? La respuesta es tan obvia que me la saltaré, porque lo que quiero decir es que el mensaje es claro: el comercio exterior se mantiene como una prioridad porque el crecimiento y la expansión es lo que significa que el país crezca, que haya más empleos, que la calidad de vida aumente.

Y es que México es el tercer país en Latinoamérica por el número de contenedores que maneja, tan sólo debajo de Brasil, la primera economía de esta región, y de Panamá, cuyo canal es insustituible y, por ende, su potencial grande. Estar en tercer lugar no es menor honroso, tomando en cuenta esos gigantes.

El Presidente también habló de tender puentes a otros países, y precisamente lo que dijo ahí, en la terminal de carga, era porque estaban en un punto de llegada y salida, en donde grandes embarcaciones se convierten en puentes para la llegada de productos a otros países y viceversa.

De acuerdo con las cifras vertidas en aquella ocasión, los puertos de México -entre los que está Progreso, Yucatán- tiene una capacidad, en toneladas, de 405 millones, es decir, el doble de la que tenían en 2012, cuando alcanzan 200 millones de toneladas. La meta es seguir creciendo hasta llegar a 500 mil.

Pero la pieza fundamental, como dijimos al principio de esta colaboración, es el agente aduanal, porque en un puerto, dentro del comercio exterior, es como el capitán del barco: sin él es casi imposible que el intercambio ocurra.

No perdamos de vista que nuestro horizontes, como agentes aduanales, se extienden más allá de las fronteras y los mares, pero así también crece nuestra responsabilidad, y solamente mediante la capacitación constante y la actualización de conocimientos legales, mercantiles y de comercio internacional hará que la expansión de los puertos sea posible.

Porque, con la expansión de los puertos, el crecimiento es físico, pero con el preparación de mejores agentes aduanales lo que habrá es una evolución porque convierten los contenedores en puentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *